BlogBodas

Sesión preboda: ¿sí o no?

Sesión preboda

¿Realmente vale la pena?

Esta es una de las preguntas más frecuentes realizadas por los novios cuando deciden contratar al fotógrafo, ya que muchas veces ven la sesión preboda como un extra innecesario. Sin embargo, a continuación expondré algunas de las razones para llevarla a cabo.

¿Qué es una preboda?

En primer lugar, una preboda es una sesión de fotos de pareja en exteriores, vestidos de manera informal, que puede alternar fotos románticas con otras más divertidas pero que siempre tratarán de mostrar ese vínculo especial que los une.

Por otra parte, se trata de una sesión de fotos centrada únicamente en vosotros, sin todo lo que os acompaña el día del enlace, en lugares que pueden ser especiales para ambos, y que, por tanto, pueden tener también una fuerte carga emotiva.

El resultado son unas fotos que los novios podrán usar para la creación de invitaciones, para decorar su hogar, para regalar a los padres o simplemente para conservar un recuerdo de uno de los momentos más ilusionantes de sus vidas.

Romper el hielo

Ponerse delante de una cámara no es fácil para la mayoría de personas. Menos todavía si apenas se ha tenido una conversación con la persona que pulsará el disparador. La sesión preboda sirve para conocer al fotógrafo y que el fotógrafo os conozca a vosotros, lo que será imprescindible para el día de la boda.

Personalidad y “mejor perfil”

Conocer vuestra personalidad, cómo os expresáis con el cuerpo y vuestros gustos ayudará mucho a crear unas fotografías más de acuerdo con vosotros. También permite que el fotógrafo sepa mejor en qué ángulos disparar para que salgáis lo más favorecidos posible, lo que repercutirá positivamente el día de la boda.

Confianza durante la boda

La confianza se traduce en tranquilidad y la tranquilidad en mejores fotos. El día de la boda, el fotógrafo entrará en vuestra casa mientras os estéis preparando para la ceremonia y estará presente en cada momento de la celebración. Siempre será mejor contar con una persona que ya conocéis, que con alguien con quien solamente habéis conversado unos minutos. Al mismo tiempo, si tenéis confianza con el fotógrafo y sabéis cómo saldréis en las fotos, estaréis menos pendientes de la cámara y más de disfrutar. Esto también significa que saldréis más naturales.

En resumen

En definitiva, si sois una pareja tímida, os vendrá bien para desinhibiros. Y si por el contrario, os encantan las fotos, disfrutaréis mucho. Hacerse una sesión preboda sirve para que la comunicación con el fotógrafo sea más fluida el día de la boda, para que ese día vosotros estéis más tranquilos ante la cámara, y por supuesto, para tener un bonito recuerdo con vuestra pareja.

Sí, vale la pena.

Ver otros artículos del blog.

¿Quieres contactar con nosotros?

¡Puedes hacerlo aquí mismo o envíanos un mensaje mediante Facebook Messenger o Whatsapp!

 

¡También puedes seguirnos en las redes sociales!